A más de un mes de la toma de terrenos en el predio donde funcionaba el vivero municipal en barrio Copello de Capitán Bermúdez la respuesta del Estado ha sido la criminalización, las amenazas de desalojo y la intervención de minoridad para quitar a les niñes de las madres que han decido el camino de la lucha para acceder a una vivienda digna; siendo, este, un problema estructural en la Argentina.

Recordemos que en nuestro país 13 millones de personas viven en la precariedad habitacional y el Estado tiene proyectado la construcción de 130 mil viviendas sociales para el año próximo. Esto ilustra la decisión del Estado de favorecer la inversión inmobiliaria privada en cuanto a la política de vivienda.

El Domingo 13 de Junio 50 efectivos de la policía retiró por orden de la Fiscalía -a partir de un pedido de la intendencia de Daniel Cinalli- las precarias construcciones que habían hecho los vecinos en el terreno para poder resguardarse del frío, dejando en pie solo la carpa más grande que había sido la primera en levantarse en el lugar. Esto provocó la decisión de las 25 familias de movilizar en la semana hacia la Municipalidad de Capitán Bermúdez para afirmar su legítimo reclamo.

Compartimos el informe/cobertura realizado por compañeres de la Radio Popular Che Guevara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *