El martes 8 de febrero se realizó una nueva jornada de movilización masiva en todo el país, contra el acuerdo anunciado con el FMI. Más de 200 organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, de derechos humanos, del movimiento de mujeres, de la lucha socio ambiental y políticas, se movilizaron hacia Plaza de Mayo en CABA, así como en Córdoba, Rosario, Bahía Blanca, Mar del Plata, Río Cuarto, Comodoro Rivadavia, Trelew, Chaco, Catamarca, Tucumán y Salta, entre otros lugares. 

Previo al inicio de la marcha en CABA, se realizó una radio abierta en el Obelisco con la participación de diversas organizaciones. Desde diversas miradas, se destacó el costo social, político y ecológico que tendrá este o cualquier acuerdo con el FMI, además de lo que implica legitimar lo que es una estafa, una deuda que el pueblo argentino no debe. 

Frente a la Casa Rosada, se dio lectura al documento acordado por las organizaciones convocantes: “El gobierno de los Fernández ha continuado el camino de ajuste, saqueo y subordinación al FMI que se prolongará durante años, para organizar toda la economía nacional en función de pagar una deuda odiosa, a pesar de la dura situación de pobreza de más del 40% de la población. Es una verdadera estafa contra el pueblo, que legitima el monumental fraude realizado por el gobierno de Macri, para financiar la fuga de capitales de grandes empresas como Telefónica, Pampa Energía, Western Unión, American Express, General Motors, Shell, Cervecería y Maltería Quilmes, Telecom, entre otras”.

A la vez se señaló que con este acuerdo: «El Estado está obligado a abrir las cuentas públicas al FMI y que éste verifique en forma permanente el avance de las devaluaciones, el aumento de tarifas o el recorte de partidas presupuestarias para jubilaciones, educación, salud, etcétera. Queda así a ‘consideración’ del FMI entregar o no los recursos en cada fecha de vencimiento para imponer nuevos condicionamientos al país. Será un co-gobierno con el FMI. Los gobiernos ‘nacionales’ administrarán los lineamientos que imponga el Fondo. Es una verdadera pérdida de soberanía del país.»

Por su parte, en Rosario más de 5 mil personas se concentran en la Plaza Sarmiento y movilizaron hacia el Monumento a la Bandera en donde se realizó un acto unitario. Al inicio de la movilización dialogamos con María Elena Saludas y Mario Bortolotto (ambos integrantes de la Autoconvocatoria por la suspensión del pago e investigación de la Deuda)

Recordemos que este acuerdo se anunció hace pocos días, antes de pagar vencimientos por 1.100 millones de dólares a la mencionada institución. Con el relato de que “no habrá ajuste”, que no se demandarán cambios estructurales (entre ellas reformas laborales o previsionales”) se avanza en el proceso que debe ser ratificado por el Directorio del FMI y por el Congreso argentino, a partir de una “carta de intención” y de un “memorándum de entendimiento” en donde se expliciten las metas referidas a la renegociación de la deuda por casi 45.000 millones de dólares. El interrogante es por qué el FMI actuará de manera distinta a lo que viene haciéndolo desde su creación (al fin de la 2da GM y con la hegemonía absoluta de EEUU, con un 16,8% de los votos y el total apoyo de los países capitalistas aliados). En los casi 78 años desde su creación sus “recetas” llevaron a mayor desigualdad, consolidación del empobrecimiento de la mayoría social excluida del empleo y los ingresos. Con condicionantes estructurales, sobre todo, en relaciónal al modelo del productivo o de desarrollo que profundiza el extractivismo para la obtención de divisas para el pago de los compromisos con el Fondo y demás acreedores externos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *