Desde el miércoles pasado, los trabajadores del neumático realizan un paro general en el sector con bloqueo a las plantas en defensa de sus reclamos. Dicha medida de fuerza fue decidida colectivamente tras 140 días de reclamos moderados frente a una patronal con enormes ganancias que no accedió a sus pedidos. A partir del paro y sus consecuencias el conflicto tomó estado público y desde gran parte de los medios hegemónicos empezó el ataque a gremio. Uno de los argumentos para atacar a los trabajadores radica en las consecuencias del paro que incluso afectan a toda la industria automotriz. Una pregunta de respuesta aparentemente fácil se desprende a partir de esta situación: ¿Quiénes garantizan la producción? ¿Los trabajadores o los empresarios? Por ANRed.

“¿Ustedes saben que las fabricas automotrices están paradas y no puede producir por falta de neumáticos?” preguntó un panelista en modo acusatorio interrumpiendo una respuesta que Alejandro Crespo, titular del SUTNA- Sindicato de Trabajadores del Neumático- , estaba dando ante la primer pregunta sobre el conflicto. El breve e interrumpido espacio que Crespo tuvo en televisión se dio en el programa “Desafío 2022”, del Canal C5N, conducido por Pablo Duggan. La intervención del panelista de pocas luces, en lugar de increpar o deslegitimar el reclamo termina poniendo en evidencia una realidad muchas veces oculta: la necesidad imperativa de la clase trabajadora en la producción. O mejor dicho: sin trabajadores no hay producción. Dicha afirmación, lejos de ser una opinión es una realidad claramente visible: si paran los trabajadores se para la producción. O mejor dicho: sin trabajadores no hay producción. 

Estas duras medidas de lucha se dieron luego de 33 audiencias sin respuestas por parte de la patronal, intentó cerrar de manera unilateral la discusión paritaria 2021/2022, proponiendo un 38 % de aumento hasta marzo del 2023. Considerado un insulto por parte de los trabajadores, teniendo en cuenta que la inflación interanual supera el 78%. Tampoco se ha atendido el reclamo de los trabajadores por un aumento en las horas del 200% en los días no hábiles como feriados o fines de semana, amparado en la mayoría de los convenios de trabajo.

“Actualmente la empresa gasta 1000 pesos por cada neumático que se vende en 60.000”, afirmó en dicha entrevista durante los pocos segundos en los que no fue interrumpido. Dicha afirmación la explico diciendo que en promedio 1000 trabajadores producen 300.000 neumáticos por mes, el costo total (que suma salario, cargas sociales, inmueble, transporte e insumos) sería aproximadamente (y redondeando para arriba según aclaró Crespo) de 1000 pesos por neumático. De esta manera queda en evidencia que acceder a los reclamos es absolutamente viable manteniendo incluso importantes ganancias para las empresas.

El salario de los trabajadores del Neumático, cuya tarea supone condiciones de insalubridad por el contacto con componentes químicos, y su jornada es de 7 días corridos con 2 francos, apenas supera la canasta básica. Algo que de ninguna manera debería ser considerado un “privilegio” pero las paupérrimas condiciones de una mayoría cuyos salarios se encuentran por debajo de la línea de pobreza así lo hace aparentar. Es por ello que desde parte de los medios hegemónicos se busca correr el eje, instalando como “pretencioso” algo que lejos está de serlo. Pretensioso es justificar una situación con la mitad de la clase trabajadora viviendo en condiciones de pobreza, buscando naturalizar el maltrato hacia las mayorías buscando dividirlas y avalando el discurso violento de quienes abiertamente piden “bala” en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *