El pasado 3 de Junio se realizó en todo el país la marcha por el Ni Una Menos. En Argentina hay un femicidio cada 29 horas en lo que va de enero al 22 de mayo del 2022 según el Observatorio de las Violencias de Género. En Rosario, organizaciones políticas, sociales y piqueteras se juntaron para marchar y realizar un acto independiente del convocado por el Comité Feminista ante la Emergencia Sanitaria. La movilización arrancó en Plaza San Martín frente a Gobernación, recorrió Moreno y San Lorenzo hasta llegar al Monumento a la Bandera, pasando por Municipalidad rodeada de seguridad policial al igual que la Catedral. (Por Edith L.Gauna para ANRed.) 

«Decimos que la deuda es con nosotras, por trabajo digno, contra el hambre y contra la pobreza. Porque el gobierno de Alberto Fernández y el ministro Zabaleta incumplieron la entrega de alimentos a cientos de comedores populares, porque el gobierno nacional no dio ninguna respuesta a la desocupación, el gobierno de Omar Perotti no invirtió en infraestructura escolar y las maestras están dando clases con frío sin gas, las compañeras precarizadas están luchando todos los días para llegar a fin de mes porque sigue la inflación. Nos preguntamos qué políticas tiene el Ministerio de Género y de la Mujer de Elizabeth Gomez Alcorta, sobre el programa «Acompañar» que decía que iba a ayudar a las compañeras que sufrían violencia de género pero el monto no alcanza ni siquiera para alquilar una pieza por seis meses», señala Jimena Sosa, militante del Movimiento Socialista de Trabajadores.

«Hoy no es un Ni Una Menos cualquiera, venimos de ayer, de una represión que sufrieron las mujeres del barrio de Circunvalación y Maradona que vienen peleando por tierra y vivienda, por comida y una vida digna para sus hijos. La única respuesta del Estado fue la represión, llevada adelante por la policía de Omar Perotti, junto a la Gendarmería y con orden de Pablo Javkin. Reprimieron a mujeres originarias, de sectores populares, arrestaron a una mujer embarazada, Silvia, que está de cuatro meses y tiene problemas de presión, fue maltratada, vulnerada, le dijeron: «negra de mierda te vamos a sacar el bebé por la garganta, toba de mierda, no me importa que estés premiada». Esa es la actitud de la policía de Perotti, de Alberto Fernández, esos son los miembros de la fuerza del Estado. No llamaron a la ambulancia, nosotros lo hicimos. Intervenimos los organismos de derechos humanos, organizaciones y periodistas, la policía hizo un cordón y nos pegaron, yo me acerqué como abogada del CeProDH y estoy fracturada. La policía continuó hostigado a Silvia, la llevaron detenida y la tuvieron cuatro horas detenida en la comisaría sin comunicarlo a la fiscalía. Nosotros le llevamos abrigo, agua y comida y gracias al apoyo de organizaciones sociales, políticas y sindicales logramos liberarla. Estamos en este ni una menos porque las mujeres somos las más afectadas por la crisis, la mayoría de las mujeres del barrio no tenían plata para pagar los alquileres, el IFE no les alcanzaba y por ello tuvieron que tomar tierras abandonadas, tierras que el Estado no pudo decir de quienes eran. Algunas mujeres que estaban con sus niños dijeron que se habían tenido que ir de sus casas por violencia machista. No hay programas necesarios para los cuales las mujeres puedan ser asistidas. Esto se agudiza cada vez más como también el ajuste», expresa Celina Tidoni, abogada del CeProDH y militante del Partido de los Trabajadores  Socialistas.

«Venimos a gritar porque no queremos más femicidios ni travesticidios, pero también venimos a reclamar por la efectiva implementación de la IVE y acceso a la ESI laica, científica, con perspectiva de género en todos los niveles. Exigimos presupuesto para erradicar la violencia de género y que se deje de pagar la Deuda Externa y el acuerdo con el FMI» , sostiene Poli Frontini, militante de Isadora Mujeres en Lucha.

«Nos encontramos en plena lucha, una vez más, reclamando por nuestros derechos: por trabajo, para que haya más presupuesto. Denunciamos que día a día se suman compañeras que están en situación de calle porque no pueden pagar su alquiler, compañeras que no llegan a darle de comer a sus hijos, eso es violencia. El gobierno nos brinda palos y golpes y ninguna respuesta favorable. Exigimos Aparición Con Vida de Tehuel De La Torre Ya», expresa militante de la Federación de Organizaciones en Lucha.

«Nos solidarizamos con la familia de Ayelen Gonzalez, quien fue víctima del régimen narco del barrio Alvear. Las mujeres somos víctimas de la descomposición social que con violencia estatal copan los barrios al servicio del narcotráfico que lleva las armas de las cereales sojeras y las cajas negras de Pablo Javkin, de la Policía de Santa Fe y de la Policía Federal. Los gobiernos no han abierto ni una casa refugio en condiciones para nuestras compañeras, víctimas de violencia, no hay asistencia económica, no hay juzgado que atienda con asistencia legal gratuita. Santa Fe es la primer provincia que catapultó el Ni Una Menos con el femicidio de Chiara Paez pero es la segunda provincia del país con más femicidios», señala Carla Deiana, militante del Partido Obrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *