A 13 años del secuestro, asesinato y desaparición de Luciano Nahuel Arruga a manos de efectivos de la Policía Bonaerense, sus familiares, amigos y amigas convocan a una movilización con señalética para este domingo 30 de enero a las 18, desde el cruce de General Paz y Mosconi (Lomas del Mirador, partido de La Matanza) hasta el Espacio Luciano Arruga, que funciona como Espacio de Memoria y Derechos Humanos activo donde antes estaba la Comisaría 8°, implicada en el crimen del joven. «En estos trece años ningún funcionario político responsable del crimen de Luciano ha sido ni siquiera rozado por investigación alguna. Hemos presentado un jury de enjuiciamiento contra las fiscales Roxana Castelli y Celia Cejas Martin, y el juez Gustavo Banco, que aún duerme en los cajones de la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires. La causa por la desaparición seguida de muerte avanza a una velocidad que sonrojaría a una familia de caracoles. La familia de Luciano continúa esperando una respuesta que no debería demorarse ni un segundo más, pero insiste con convertirse en una dilatación temporal absurda e inaceptable», denuncian. Por ANRed.

Así lo anunciaron en una convocatoria los familiares, amigos y amigas de Luciano Nahuel Arruga: «el 31 de enero de 2009 Luciano es secuestrado, asesinado y desaparecido por la Policía Bonaerense. Han pasado, desde ese instante hasta esta parte, trece años intensos, ambiguos, con avances, retrocesos, un destacamento policial cerrado y recuperado, convertido en un Espacio de Memoria y Derechos Humanos activo, un policía de la bonaerense preso por torturas y múltiples acciones con el objetivo no solo de buscar verdad y justicia sino de visibilizar una problemática estructural y sistemática desde el regreso de la democracia. Sin embargo, este 2022 nos encuentra hartes, con la mecha cada vez más corta», comienza el comunicado.

En la misma línea, agregan: «en estos trece años ningún funcionario político responsable del crimen de Luciano ha sido ni siquiera rozado por investigación alguna. Hemos presentado un jury de enjuiciamiento contra las fiscales Roxana Castelli y Celia Cejas Martin, y el juez Gustavo Banco, que aún duerme en los cajones de la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires. La causa por la desaparición seguida de muerte avanza a una velocidad que sonrojaría a una familia de caracoles. La familia de Luciano continúa esperando una respuesta que no debería demorarse ni un segundo más, pero insiste con convertirse en una dilatación temporal absurda e inaceptable», remarcan.

Sin embargo, a pesar del lento avance de la causa, destacan: «la furia acumulada nos sirve de combustible para salir a la calle, gritar, construir, acompañar e insistir. Por eso mismo, el domingo 30 de enero volveremos a pedir por Luciano y por los miles de pibes y pibas víctimas de la represión estatal que esta democracia vende humo se cobra gobierne quien gobierne desde hace 40 años. Pero la paciencia se acaba, conoce de límites. Después de tantos años es absurdo pedir justicia a quienes solo pretenden generar impunidad. Esta es la única violencia terrorista, la del Estado«, culmina la convocatoria.

La movilización con señalética, que comenzará puntual a las 18 desde el cruce de General Paz y Mosconi, culminará en el Espacio de Memoria y Derechos Humanos Luciano Arruga, que funciona en el mismo lugar donde antes tenía lugar el destacamento de la Comisaría 8° de Lomas del Mirador, implicada en el crimen del joven. Justamente, la familia, amigos y amigas de Luciano vienen difundiendo una campaña de apoyo solidario para sostener con aportes el funcionamiento del espacio, sus proyectos, talleres y arreglos de infraestructura del lugar. «No recibimos ayuda del Estado ni de ningún organismo privado. Pedimos esta mano para seguir construyendo memoria con las pibas y pibes del barrio. Al Espacio Luciano Arruga lo mantenemos entre todes», ampliaron sobre el pedido de aportes, que pueden realizarse con transferencias al CBU 1910072855007200682014 (Alias: ESPINA.RAMO.ARCO).

Luciano estuvo desaparecido forzadamente desde el 31 de enero de 2009, tras haber sido detenido por efectivos de la Policía Bonaerense de la Comisaría 8° de la localidad bonarense de Lomas del Mirador, partido de la La Matanza, hasta el 17 de octubre de 2014, cuando apareció su cuerpo enterrado como «NN» en el Cementerio de la Chacarita, donde había sido enviado desde el hospital Santojanni, adonde ingresado como atropellado por un auto y operado el 1 de febrero de 2009.​

Al momento de su desaparición Luciano tenía dieciséis años y, tiempo antes de su secuestro, efectivos le habían ofrecido salir a robar para ellos en zonas liberadas: por negarse, Luciano era detenido por la policía y hostigado en la calle de forma sistemática. En esa línea, en 2015 la justicia condenó a diez años de prisión al policía Diego Torales por las torturas contra Luciano Arruga cometidas en el destacamento policial de Lomas del Mirador, cuatro meses antes de su desaparición.​

La familia, junto con movimientos sociales, organizaciones políticas y organismos de derechos humanos, continúa sosteniendo que se trata de otro caso producto de la violencia institucional estructural del Estado y buscando que se prive de la libertad a los culpables.

La causa que investiga su desaparición y muerte sigue impune.​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *