Este lunes (14/03/2022) se dieron a conocer declaraciones de Carlos Otamio González Britos, trabajador de la estancia San Jorge (más conocida como “Mbarakaja’i”), ubicada entre los departamentos de Concepción y Amambay, quien se encontraba desaparecido desde el 5 de marzo de pasado junto a otros dos peones del mismo establecimiento ganadero. Su desaparición, junto a la de otros dos peones, se dio a conocer el viernes 11 de marzo, fecha en la que se radicó denuncia.

Por Adelante Noticias, periódico del Partido Comunista Paraguayo.

Según el mismo, fue “retenido” por miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), citando entre ellos a Manuel Cristaldo Mieres. «Me largaron anoche, en un camino vecinal, pero me dieron la orden de no salir de ahí antes de amanecer”, declaró este lunes ante medios de comunicación el trabajador. 

González Britos informó que miembros del EPP le encomendaron difundir ante los medios de comunicación la denuncia de la desaparición de Carmen Elizabeth “Lichita” Oviedo Villalba a manos de la FTC. 

Hay, según ellos, una niña de catorce años secuestrada por la FTC. A cambio de alguna información (sobre Lichita), ellos darán información sobre el ex vicepresidente Óscar Denis y Edelio Morínigo”, expresó ante los medios. Entregó además un dispositivo USB a corresponsales locales de medios, video que ya ha sido difundido parcialmente y confirma las expresiones del trabajador.

Desde la Campaña Internacional ¿Dónde Está Lichita?, señalan que «Estos nuevos hechos son indicios que refuerzan la denuncia que levantamos hace más de 16 meses: la FTC es la responsable de la desaparición forzada de Lichita. Carmen Elizabeth Oviedo Villalba fue vista por última vez en noviembre de 2020 en las inmediaciones del Cerro Guasu, cuando junto a su tía Laura, su hermana Anita y su prima Tania, huían del cerco armado por la FTC luego de la ejecución de las niñas Lilian Mariana y María Carmen el 2 de setiembre de ese año«.

En una declaración difundida este lunes, aseguran que «La información, coincide con numerosos testimonios recogidos en las reiteradas visitas que como Campaña Internacional realizamos a Paraguay durante el 2021, que señalan a agentes de la FTC como responsables de la desaparición de Lichita. Hacemos notar también que varias comunidades indígenas en torno al Cerro Guasu, denunciaron amenazas de muerte y otros hostigamientos, por parte de la FTC. Las amenazas se dieron de manera sistemática desde el 2020 y se repitieron luego de la visita realizada a la comunidad por parte de una misión internacional de Derechos Humanos en marzo de 2021«.

«También recordamos que integrantes de esta Campaña Internacional ¿Dónde Está Lichita? han sido objeto de una expulsión arbitraria y violatoria de la propia legislación paraguaya, con el objeto de impedirnos volver a las comunidades asentadas en torno al Cerro Guasu, en el departamento de Amambay«, señala el comunicado.

Reclamo internacional

En febrero de 2021, la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, emitió una declaración en la que exigió al Gobierno de Mario Abdo Benítez «buscar urgentemente» a Carmen Elizabeth «Lichita», desaparecida desde el 30 de noviembre de 2020 y sobreviviente del asesinato de las dos niñas de 11 años, el 2 de setiembre del mismo año. La contundente declaración fue resultado de los testimonios recogidos por la ONU de dos sobrevivientes del infanticidio cometido el 2 de setiembre de 2020 por las FTC.

En ese sentido, la campaña internacional, renueva el pedido «a los diversos organismos internacionales relacionados a los delitos de desaparición forzada, tortura, ejecuciones sumarias y derechos de la niñez y la adolescencia tomar con prontitud estos nuevos indicios y exigir el Estado paraguayo la aparición con vida de Lichita«. También exigen al Estado paraguayo «el cese a la persecución contra las comunidades indígenas de la zona y garantías para una nueva delegación de DDHH que pueda dialogar con todos los actores involucrados«.

Antecedentes

El 20 de noviembre de 2020, la irrupción a tiros de francotiradores de la FTC, obligó a las sobrevivientes del operativo del 2 de setiembre a buscar una salida desesperada, según los testimonios ofrecidos por las sobrevivientes ante el Comité de Derechos del Niño y la Relatoría de Ejecuciones Sumarias de Naciones Unidas. 

Según sus testimonios, en esa ocasión Lichita recibe un disparo de refilón en la cabeza, el resto salen ilesas, pero quedan solas Laura y las dos mellizas de 14 años -Lichita y Anita-, además de Tania y se pierden en medio de muchas dificultades, con hambre, sed y el hostigamiento de las FTC. Ahí se separan y es en esa circunstancia que queda Lichita sola, mientras Laura va a buscar ayuda porque la niña estaba herida, con dificultad para moverse, y ahí la pierden. Tania y Anahí van por un lado a buscar salida y Laura se queda a buscar a Lichita.

Es sumamente preocupante, que en pleno siglo XXI aún se practiquen hechos de desaparición forzada por parte de estados firmantes de los convenios internacionales por los derechos humanos. Denunciamos el retroceso abismal en políticas de preservación de la vida de niñas, niños y adolescentes. El estado paraguayo cometió crímenes contra infantes, asesinando y plantando la escena como si se tratara bajas terroristas en operativos contra la guerrilla, a eso se le conoce como “falsos positivos”. El gobierno de Mario Abdo Benítez y la FTC son responsables.

Convocamos a la más amplia solidaridad de las organizaciones sociales, políticas y de DDHH para encontrar a Lichita. No bajaremos los brazos y seguiremos luchando por encontrarla y obtener justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *