Por Periodismo de Izquierda (30/03/2022)

Desde hace meses en el Gran Rosario asistimos a decenas de abrazos solidarios. Todos con un común denominador: el deterioro de los edificios escolares, unidad de la comunidad educativa y negación por parte del gobierno.

Así, uno tras otro, los reclamos por falta de gas, luz, agua, aulas, cargos y horas se suceden dando cuenta de la situación de vulnerabilidad que viven la mayoría de las escuelas y colegios. Desde el gobierno, las respuestas son pura provocación. Perotti dice que cuando él era chico iba a la escuela con gorro y bufanda, y Cantero hoy en TV afirmando que vivimos un clima tropical y apenas son 2 o 3 meses de frío. ¡No tienen vergüenza!

Desde Alternativa Docente venimos participando e impulsando distintos abrazos. Hoy estuvimos junto a las comunidades educativas del Colegio 364 (Villa Gdor. Gálvez) y la Escuela 1080, Gabriela Mistral (Rosario) y entrevistamos a sus delegadas.

AD: Nanci, contanos cuál fue el motivo del Abrazo Solidario del día de hoy en la escuela 1080.

El primer motivo es la falta de gas, la falta de suministro es algo que nos golpea todos los días. Llegaron los días más frescos y los chicos están tomando todas cosas que no son calientes, es un problema y necesitamos hacer que esto se visibilice, más adelante va a llegar también el tiempo de las estufas, pero si no podemos ni siquiera calentarle y dar unas meriendas calientes a nuestros alumnos menos vamos a poder calentarnos cuando vengan las épocas invernales.

AD: ¿Qué opinión te merece las declaraciones de la ministra de educación que asegura que la «calefacción en un clima tropical se necesita 2 o 3 meses»?

Me dije, esto es una burla más, como todas las que tenemos que estar soportando de gente que no pisa una escuela pública, que no sabe lo que es una escuela en zonas periféricas, que atendemos otras demandas.

En los últimos años se ha incrementado la matrícula en todas las escuelas públicas. Al parecer, la señora ministra solamente sabe de la escuela privada, porque viene de la privada, porque inaugura el ciclo lectivo en la escuela privada, porque es su mundo, su burbuja. Sólo ve eso y sale con lo de clima tropical y piensa que a lo mejor va a ser poco tiempo, que los chicos vienen con sus buenas camperas abrigadas de plumón y con corderito. Es como que estuviera hablando de otra realidad.

Siento que sus declaraciones son una falta de respeto a la ciudadanía en general y a la comunidad educativa en particular.

AD: Desde Alternativa Docente venimos proponiendo una coordinación de las escuelas con dificultades edilicias para definir y organizar un plan de lucha colectivo. ¿Qué te parece la idea?

Me gusta mucho este tema que está planteando Alternativa Docente, de proponer un plan de lucha y organizarlo colectivamente. La cosa es poder llegar a lograr objetivos y cuando el objetivo en común es algo que nos atañe a todos, ahí es donde tenemos que poner las fuerzas. Me parece bárbaro.  Mostrar lo que realmente pasa en la escuela, que no es lo que muestra la televisión, “que está todo bien”, “que está todo casi perfecto”, “que todo funciona en una brillante armonía”. La docencia, los estudiantes y sus familias somos lo que verdaderamente sabemos lo que pasa en las escuelas.

AD: Elizabeth, ¿qué está sucediendo en la secundaria 364? 

Mira, esta situación viene de larga data, y empeoró a partir de lo que fue la pandemia, donde soportamos situaciones que hoy ya no podemos soportar. Por ejemplo, seguimos con la modalidad de burbujas, tenemos hasta cuatro burbujas y esto se debe a que a la escuela concurren más de 800 estudiantes, pero no se cuenta con aulas, ni cargos para contener a tantos estudiantes. Esto genera una brecha importante entre las escuelas públicas y las escuelas privadas, estamos hablando de una injusticia pedagógica y éste es uno de los reclamos.

Gabriela continúa el relato agregando: Faltan baños, sólo tenemos dos de niñas para 400 estudiantes por turno y los recreos no alcanzan para que vayan al baño, ya que se debe hacer cola para su uso. A esto le sumamos que falta personal, contamos con una sola asistente escolar, no tenemos los preceptores, ni secretarios necesarios. Por otro lado, en la escuela no tenemos gas, los chicos no pueden tomar la copa de leche, una de la comida principal que tienen en el día, y a veces hasta la única comida. No aguantamos más esta situación

La propuesta de coordinar con otras escuelas y colegios en lucha está buena porque si queremos tener respuestas concretas lo mejor que podemos hacer es unir fuerzas y organizarnos en asambleas para una mejor comunicación. Esta situación es alarmante y no podemos esperar más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *